Cortavarillas

Curiosidades sobre herramientas de corte que, en realidad, no cortan sino revientan el material

En principio los cortavarillas VBW se pueden dividir en dos grupos: 1. Cabezal de cuchilla, 2. Cabeza de tubo con empuñaduras.

La geometría de los filos de corte es de importancia decisiva para el funcionamiento del cabezal de cuchilla. En realidad, el cortavarillas no es una herramienta de corte. Al no tener una cuchilla afilada, no corta, sino que revienta el material que hay que seccionar. Una vez que las cuchillas han penetrado en el material que se va a seccionar, se puede observar la formación de muescas a ambos lados. Durante el ulterior proceso de corte, estas muescas seccionan el material reventándolo. El proceso de corte está determinado por ciertos factores, tales como el ángulo, el radio, la anchura, la superficie, el centrado y la alineación en paralelo de los filos. - Sólo para alcanzar la dureza de corte, las cuchillas pasan por 4 niveles de calentamiento:

Forjado: En primer lugar, las preformas cortadas se calientan a una temperatura de conformación extremadamente elevada.

Recocido: Las piezas brutas de forjado se calientan a temperatura controlada de incandescencia, y después se las deja enfriar lentamente.

Bonificado: Ya elaboradas, las cuchillas se bonifican a temperatura alta de revenido para conseguir una elevada tenacidad y resistencia del núcleo.

Templado: La capa que recubre el borde del filo de la cuchilla ya bonificada se calienta a temperatura de incandescencia, se enfría bruscamente y se templa a una temperatura de revenido más baja, a fin de dotarla de una elevada dureza y una óptima resistencia al desgaste.

En el ámbito de los cortavarillas, VBW distingue dos niveles de calidad:

1. La mejor calidad incluso en materiales muy duros, 2. Calidad a precio económico para usos habituales

Para una potencia de corte fuera de serie se emplean aceros especiales al CR-VA de alta aleación elaborados especialmente para VBW. Para el programa económico se elabora un acero al cromovanadio de gran calidad, que es igualmente excelente para la mayoría de las tareas de corte. Todas las cabezas de tubo VBW funcionan por multiplicación de fuerza según el llamado principio de palanca articulada: de la fuerza de la mano a la fuerza de corte. La multiplicación de la fuerza de la mano depende de la disposición de la palanca articulada, es decir, cuanto más alargada sea la posición de la palanca, mayor será la fuerza. - Todas las cortavarillas VBW disponen de un tope fijo para avance, el cual protege las cuchillas al alcanzar el tope, impide el aplastamiento de las manos y permite ajustar con exactitud la palanca articulada. También hay topes fijos para la posición de apertura de las cuchillas para limitar por lo alto el margen de corte predeterminado. Los tubos usados para las empuñaduras forman una unidad compacta con la cabeza del tubo, de modo que se excluye el riesgo de deslizamiento o torsión de la empuñadura, aún en caso de solicitaciones extremas.

IMPORTANTE: La máxima fuerza de corte se alcanza cuando con la punta del cabezal se realiza un corte inicial en el material, y se continúa deslizando el material para el segundo corte. Al cortar, sujete el cortavarillas en posición rectilínea formando un ángulo recto.